Dirección Maxipet

Idioma

Redes sociales

Logotipo

Carrito de compra/cotización

Envases PET y la viscosidad

viscosidad y pet

Revisando las aplicaciones con las que cuenta el PET sobresale su utilización en la fabricación de envases para bebidas y refrescos, sin embargo, hay otras aplicaciones como el textil, laminas, industria farmacéutica, cosmética, etc. Como cada uso es distinto el PET necesita particularidades según la ocupación que se le dará. Para que el PET posea una baja o alta viscosidad debe tener determinados valores que se relacionan con el peso molecular, las primeras son utilizadas específicamente para envases, textiles o películas, mientras que las de altas son usadas para neumáticos, cinturones, etc. 

Cada átomo tiene un peso particular, el peso molecular se refiere a la suma del peso atómico de un compuesto determinado, mientras más largas sean las cadenas poliméricas en el caso del PET, este será mayor y la viscosidad aumentará. La rigidez, la resistencia o viscosidad de nuestro material variará dependiendo de este, si es demasiado bajo difícilmente se podrá utilizarse con fines comerciales, pero si resulta muy  alto la maleabilidad será imposible, es por eso que este debe ser equilibrado de acuerdo a la aplicación en la que requiera utilizarse.

Si bien el peso molecular define la viscosidad del PET; también depende de la temperatura en la etapa de fusión, que es el punto en el que la materia cambia de estado debido a la temperatura, la viscosidad podemos definirla como una propiedad física de todos los fluidos, es la resistencia que presentan a deformaciones o fricción del fluido, por ejemplo, la miel tiene una mayor viscosidad que el agua. Cuando calentamos un producto, en el caso el PET su viscosidad tiende a descender, es decir, el plástico reblandece debido a que la separación de sus moléculas se hace aún mayor. Para explicarlo mejor, ejemplifiquemos con el agua, el primer punto de fusión seria cuando de hielo pasa a líquido y el segundo cuando al estar en estado líquido se convierte en vapor.

En el caso del polímero del PET hay variación en su comportamiento, en este momento las partículas al centro se mueven más rápidamente que las de la pared, dando lugar a una diferencia de velocidad de las moléculas, a este proceso se le conoce como esfuerzo de corte, se sabe que entre mayor sea este esfuerzo se genera más calor, por tanto podemos deducir que durante el procesamiento de polímeros el punto de fusión se logra tanto por la velocidad de las moléculas como por la fricción de una determinada pared. Esto es únicamente en los materiales con alta viscosidad, ya que podemos observar que no ocurre así con los fluidos llamados newtonianos,  estos no se ven afectados por el cambio de temperatura o el esfuerzo de corte que se le aplique. Un fluido no newtoniano si se ve afectado por estos parámetros.

Ahora para el procesamiento específico del PET, vigilar la viscosidad es de suma importancia para controlar todas las variables para evitar fallas como fragilidad, adelgazamiento de paredes de los envases, cristalización, etc. En Maxipet contamos con especialistas calificados y el equipo de fabricación de envases y botellas de PET de última tecnología por lo que te podemos asegurar que te daremos la mejor calidad para contener tus productos.

VER PRODUCTOS